Logo de Eltiempo.es

¿Cómo será tu coche en 2030 (o mucho antes)?

ElTiempo.es

ElTiempo.es

Coches eléctricos, de materiales responsables y adquiridos a través de Internet. ¡Bienvenidos a la movilidad (sostenible) del futuro!

2030 es el año en que Europa pretende que nuestro continente sea un lugar con un aire más limpio, con carreteras mejor conectadas por las que transiten conductores más seguros. Esa estrategia fijada por la Unión, que pretende que circulen treinta millones de vehículos eléctricos por las vías del continente para ese año, es imprescindible para los objetivos de descarbonización de la economía. 

Lo primero que hay que tener claro es que el coche del futuro se va a asentar sobre una serie de pilares que ya comenzamos a vislumbrar en nuestro día a día. Hablamos de coches eléctricos, conectados, inteligentes, sostenibles y con una experiencia de compra que va a cambiar lo que hemos conocido hasta la fecha.

1. Coches electrificados, cielos con menos emisiones

Los vehículos puramente eléctricos todavía son testimoniales, en contraposición a híbridos e híbridos enchufables, pero serán ellos los encargados de tirar del carro en esa transición verde a la que aspira a subirse todo el planeta.

Un ejemplo de coche que apuesta fuerte desde el inicio por la movilidad verde es el Volvo XC40 Recharge, el primer SUV eléctrico de la firma nórdica, que cuenta con una autonomía de más de 400 kilómetros y encarna varios de esos puntos de los que hablábamos al referirnos a la movilidad del futuro. No en vano, representa el primer paso en la estrategia de la compañía por transformar su catálogo para que en 2030 esté compuesto de manera exclusiva por eléctricos.

2. Trayectos seguros y conectados

El transporte del mañana estará dominado también por la conectividad y por la inteligencia. La promesa del coche enteramente autónomo puede quedar algo lejana pero ello no es obstáculo para que los vehículos incorporen cada vez más y mejor tecnología. Una, destinada a hacer del trayecto un lugar seguro; otra, a entretener a los pasajeros.

En cuestión de seguridad, Volvo puede sacar pecho. No hay que olvidar que el fabricante sueco ideó el cinturón de seguridad allá por los años cincuenta y que liberó la patente para que sus competidores la pudiera utilizar. 

Hoy, la tecnología de serie en el XC40 Recharge incluye visión de aparcamiento de 360º, tecnología de asistencia de seguridad inteligente para evitar colisiones, alertas de tráfico cruzado, sistema de información de puntos ciegos (BLIS) o avisos para mantener la trayectoria, entre otras bondades.

Y todo ello en un habitáculo conectado a la red con Android en el coche, que incluye el asistente de Google a golpe de voz y está equipado con un equipo de sonido de Harman Kardon, pensado para que tus oídos olviden los pitidos y acelerones que se suceden a escasos metros del habitáculo.

3. Materiales  responsables con el planeta

Hacer una apuesta por la sostenibilidad no debería quedarse solo en cambiar el tipo de propulsión de los vehículos. Fabricar coches sostenibles va más allá de las emisiones de gases contaminantes del vehículo. Al revés, es un proceso circular en el que cada vez más fabricantes se están posicionando haciendo uso de materiales sostenibles. 

La firma pretende introducir más productos sostenibles en su fabricación. En 2020 la cifra se elevó hasta el 95%, entre ellas 176.000 toneladas de acero que evitaron la emisión de casi 640.000 toneladas de CO2

En el caso concreto del XC40 Recharge, el SUV cuenta con alfombras interiores confeccionadas con plásticos reciclados, pero la estrategia de Volvo va más allá. La firma pretende introducir más prácticas de este tipo en su proceso de fabricación para reciclar el mayor número de componentes posibles. En 2020 esa cifra se elevó hasta el 95% y en ella se incluían 176.000 toneladas de acero que evitaron la emisión de casi 640.000 toneladas de CO2 a la atmósfera.

4. Una experiencia digital

Existe un último punto, quizá el más llamativo, que ejemplifica la ruptura que supondrá la experiencia de conducción de los próximos años con la actual. La relación con el consumidor se va a transformar en los próximos años gracias, en gran medida, a la democratización de internet. Hoy, los conductores cuentan con más información que nunca a la hora de elegir cuál es el vehículo que mejor se ajusta a sus necesidades. 

Sostenibles, conectados, y con una experiencia 100% digital. Dentro de diez años podremos echar la vista atrás para ver cómo se ha ido dibujando el coche del futuro.

El modelo de concesionario y comerciales ya no es la única alternativa para comprar y, en una apuesta potenciar la relación con los clientes, Volvo ha decidido que todos sus vehículos eléctricos solo se podrán comprar online. La idea es reducir la complejidad del catálogo y ofrecer un modelo de precios transparentes y cerrados.

Eléctricos, sostenibles, conectados, inteligentes y con una experiencia de usuario exclusiva a través a de la red. Dentro de diez años podremos echar la vista atrás para ver cuántas de estas predicciones se han cumplido. Por el momento, y hasta que llegue la fecha, también podemos ver a los primeros vehículos del futuro circulando por nuestras calles.

XC40 Recharge Eléctrico

¡Condúcelo!
XC40 Recharge Eléctrico
XC40 Recharge Eléctrico