Logo eltiempo.es
actualidad

Mitos y verdades sobre el coche híbrido e híbrido enchufable

Pablo Ramos

Desde pensar que funcionan peor hasta creer que sus baterías no duran, muchas son las creencias populares sobre los híbridos e híbridos enchufables. Te ayudamos a resolverlas

Cada vez son más frecuentes las restricciones a los coches de combustión y las medidas para facilitar la adquisición de modelos sostenibles. Esta realidad, junto con el ahorro de carburante,  han propiciado que estos vehículos sean ya una opción de peso a la hora de adquirir un coche nuevo. El Estudio Motor 2020 realizado por El Observatorio Cetelem afirma que el 60% de los conductores ya confían en los sistemas híbridos y eléctricos y lo contemplan como una opción segura a la hora de adquirir un coche.

En concreto, según el informe anual de ANFAC, la opción híbrida (enchufables o no enchufables) es la que más creció en 2019 con un 36% más de matriculaciones que en el año anterior. Pese a este cambio de tendencia, muchas personas aún dudan de la fiabilidad de los vehículos híbridos e híbridos enchufables. Desde Eltiempo.es respondemos a los principales mitos y dudas.

Los coches híbridos e híbridos enchufables son mucho más caros

Actualmente muchas personas siguen considerando que son mucho más caros que los modelos similares de diésel o gasolina.

Sin embargo, hay que tener en cuenta que adquirir un coche híbrido o híbrido enchufable es una inversión que se amortiza rápidamente cuando empezamos a circular ya que genera electricidad en las frenadas, algo que se nota especialmente en ciudad, limitando así el gasto en carburante. De esta forma, según los kilómetros recorridos al día y con una carga diaria, una persona podría utilizar únicamente el modo eléctrico entre semana y combinar el modo híbrido y eléctrico en sus trayectos más largos de fin de semana.

Además, este tipo de coches disfrutan de ventajas fiscales y bonificaciones. Por ejemplo, al ser catalogados como vehículos de bajas emisiones están exentos o tienen tasas reducidas en el impuesto de matriculación o de circulación.

La autonomía es demasiado baja

Uno de los aspectos que más dudas levanta a la hora de decantarse por un vehículo híbrido o híbrido enchufable es la autonomía. Sin embargo, la tecnología híbrida combina de manera eficiente el sistema de combustión y el eléctrico, lo que permite alternar entre los dos modos de propulsión sin temor a la descarga de la batería.

Por ejemplo, la tecnología del Nuevo Renault Captur E-TECH Híbrido enchufable permite realizar hasta 65 km en modo 100% eléctrico en ciudad (según Ciclo urbano wltp)  y recurrir al modo híbrido para trayectos más largos.

Las baterías son poco duraderas

En clave de mantenimiento, las baterías son uno de los elementos que más sospechas levanta por parte de los conductores. Si bien es cierto que requieren un tratamiento específico, la vida útil de las baterías de los híbridos e híbridos enchufables es de unos 10 años, cifra muy similar a la de un vehículo de combustión tradicional.

La vida útil de las baterías de los híbridos e híbridos enchufables es de unos 10 años, cifra similar a la de un vehículo de combustión tradicional

Son lentos y no tienen potencia

A menudo, el concepto híbrido genera múltiples dudas en los conductores ya que hasta ahora los coches solo disponían de un motor. Sin embargo, los coches híbridos e híbridos enchufables no tienen por qué ser más lentos ni tener menos potencia que un coche convencional.

Cuando se trata de aceleración estos motores pueden ofrecer rendimientos hasta un 20% superiores y con velocidades máximas similares a sus equivalentes de combustión. De hecho, el Nuevo Renault Captur E-TECH Híbrido enchufable es capaz de alcanzar, en modo 100% eléctrico hasta 135 km/h y hasta 173 km/h utilizando su motor de combustión.

Los coches híbridos e híbridos enchufables contaminan igual que los convencionales

A pesar de la evidencia, todavía existen personas que consideran que los vehículos híbridos enchufables, al disponer de un motor térmico, contaminan a unos niveles similares que los coches convencionales. En este aspecto, hay que tener en cuenta que actualmente la mayoría de los trayectos en coche particular se realizan por entornos urbanos. En estos viajes cortos es dónde los  híbridos enchufables ofrecen su versión más sostenible al usar únicamente motor de propulsión eléctrico.

La batería tarda mucho en cargar

Otro de los aspectos que más dudas levanta en los usuarios es el tiempo que un vehículo híbrido enchufable necesita estar conectado a la red para recargarse de forma completa y poder circular a su máximo de autonomía. El desarrollo de este tipo de tecnología ha logrado que cada vez sea más fácil y rápido cargar tu batería.

Además, cada vez es más frecuente que los ayuntamientos, centros comerciales, comunidades de vecinos y estaciones de servicio dispongan de puntos de recarga para vehículos híbridos enchufables y eléctricos. En el caso del Nuevo Renault Captur E-TECH Híbrido enchufable puedes recargarlo desde un enchufe doméstico o en menos de 3 horas en un enchufe ‘green up’. Renault dispone además de una aplicación para controlar el estado de la carga a través de tu smartphone.

Son propensos a fallar y son complicados

Como toda innovación, la tecnología híbrida e híbrida enchufable todavía despierta dudas sobre su fiabilidad en algunos conductores. Sin embargo, un híbrido funciona tan fácilmente como lo hace un vehículo convencional ya que la electrónica inteligente se encarga de todos los procesos complejos.

Además, como punto a favor, los híbridos e híbridos enchufables no cuentan con muchas piezas de desgaste que sí tienen los vehículos a combustión, lo que se traduce en un incremento de la seguridad y una reducción del número de averías que pueden sufrir.

Volver a