consejos

Híbridos enchufables: consejos para una conducción eficiente

Noelia Hernández

Conducir de manera eficiente un coche híbrido enchufable no difiere demasiado de un vehículo de combustión. La ventaja de los primeros es que combinan un motor eléctrico y otro de gasolina o diésel que permite circular 50 kilómetros en modo 100% eléctrico.

Estos vehículos están clasificados por la DGT con la Etiqueta CERO emisiones. Prestar atención a las tecnologías que incorporan y utilizarlas de la forma correcta es solo cuestión de hábitos. Tanto si ya tienes un coche híbrido enchufable como si estás pensando en hacerte con uno, a continuación tienes una serie de consejos de conducción eficiente.

Modo de conducción

La información del cuadro de mandos te servirá para elegir el modo de conducción más eficiente en cada momento. En el caso del modelo SUV Citroën C5 Aircross Hybrid, por ejemplo, la consola central cuenta con un selector que permite escoger entre diferentes modos de tracción: Electric (ZEV), que prioriza el silencio y la fluidez; Hybrid, para aunar polivalencia y eficiencia; o Sport, para el dinamismo.

Gráficos de consumo

Por defecto, la gestión entre el motor eléctrico y el térmico se realiza automáticamente en función del nivel de carga de la batería y la preferencia del conductor. Para saber en todo momento cuál es el estado del vehículo, es recomendable echar un vistazo a los gráficos que muestran en tiempo real cuál es su funcionamiento. En el caso del modelo de Citroën aportan información sobre los flujos de energía y estadísticas de consumo.

Con la función Brake de este modelo de Citroën, la desaceleración se produce sin pisar el pedal de freno consiguiendo aumentar la autonomía en modo eléctrico

Frenadas paulatinas

En los vehículos híbridos enchufables, la batería se carga en el momento del frenado. Lo ideal es frenar de manera paulatina para aprovechar al máximo esta acción. Hay modelos como los de Citroën que, gracias a la  función Brake, esa desaceleración se produce sin pisar el pedal de freno consiguiendo aumentar la autonomía en modo eléctrico

Aceleración suave

Lo más agradecido en cualquier tipo de vehículo es una conducción sin movimientos bruscos. En los coches híbridos esta fluidez también mejora la eficacia de su motor eléctrico. Cuando la velocidad es constante en carretera, el motor térmico se vale por sí solo para responder a las exigencias de potencias; mientras que en ciudad, prolongamos la autonomía del motor eléctrico ahorrando, así, en consumo de combustible.

Mantenimiento del vehículo

Al igual que en los vehículos de combustión, las revisiones periódicas, realizar los cambios de aceite correspondientes o comprobar la presión de los neumáticos son algunas de las pautas por seguridad y por eficiencia. Reducir la carga del maletero o apagar el sistema de climatización también ayudan a disminuir el gasto en combustible.

En el caso de los híbridos enchufables, si se quiere maximizar su rendimiento, es recomendable comprobar la ruta más eficiente en desplazamientos largos, es decir, aquella en la que existan más tramos que nos permitan recuperar la energía del motor eléctrico y que podremos utilizar a posteriori.