Cómo actuar ante un un golpe de calor

Identifica los síntomas de un golpe de calor y toma las medidas necesarias que te indicamos. ¡Nunca sabes si algún día te harán falta estos consejos!

ElTiempo.es

ElTiempo.es

Las altas temperaturas suponen una agresión a nuestro organismo ya que podemos sufrir de deshidratación, un golpe de calor o un agravamiento de una enfermedad crónica.

Las personas más sensibles al calor como los mayores, los bebés o los trabajadores al aire libre son los grupos que sufren un mayor riesgo para la salud. Si además padecen una enfermedad pulmonar, el asunto se vuelve más serio. En cualquier caso, hay que tomar medidas para evitar los golpes de calor.

Síntomas de un golpe de calor

Calambres musculares

Sobre todo en piernas, abdomen o brazos. Especialmente si se suda mucho durante una actividad física intensa. Para evitarlo hay que:

– Parar toda actividad y descansar en un sitio fresco.

– Evitar la actividad física intensa durante varias horas.

– Consultar a tu médico si los calambres duran más de una hora.

Agotamiento por calor

Con ello se habla de debilidad, fatiga, mareos, náuseas o desmayo. La sudoración excesiva reduce los fluidos corporales y la restauración de las sales después de varios días de calor. Lo más inteligente es:

– Descansar en lugar fresco.

– Beber zumos o bebidas deportivas diluidas en agua.

– Consultar a tu médico si los síntomas empeoran o duran más de una hora.

¿Qué es exactamente un golpe de calor?

Calor, sequedad y piel roja, pulso rápido, dolor intenso de cabeza, confusión y pérdida de conciencia. El cuerpo es incapaz de controlar la temperatura, que se va incrementando rápidamente y puede alcanzar los 40,6 ºC.

¿Qué se debe hacer ante un golpe de calor?

Lo primero que hay que hacer es llamar a urgencias. Mientras se espera, hay enfriar el cuerpo. Se puede intentar hacerlo en una habitación oscura, poner paños de agua fría sobre el cuerpo o darse un baño o ducha fría. Sin ayuda médica urgente, un golpe de calor puede ser fatal.

Al mínimo síntoma de malestar por calor, hay que pedir ayuda. También ese necesario cuidar especialmente a las personas que están solas. Una víctima de un golpe de calor está en peligro, por lo que hay que llamar a los servicios sanitarios para atenderla y mientras tanto sitúala en un lugar fresco.