Así te afecta la radiación solar según tu color de piel

¿Eres moreno o de piel clara? Así te afecta la radiación solar. ¡Toma nota!

Javier Vegas

Javier Vegas

El sol es beneficioso y necesario para nuestro cuerpo, pues ayuda a que la piel produzca vitamina D y a mantener los patrones de sueño. Sin embargo, como casi todo es exceso, puede llegar a ser perjudicial por la radiación solar.

Se sabe que la radiación ultravioleta afecta a las personas. Lo hace provocando envejecimiento prematuro de la piel, arrugas, quemaduras o, incluso, cáncer de piel. A pesar de todo, la cantidad de radiación solar que se puede recibir depende de factores como la genética, donde el color de piel juega un papel importante.

Radiación solar: ¿Cuánto sol se puede tomar en función del color de piel?

La piel tiene maneras de prevenir o reparar el daño ocasionado por la radiación solar. De forma continua, la capa más externa de la piel se despoja de las células muertas y las reemplaza. Aunque la piel se puede pelar si la quemadura es fuerte, lo normal es que vuelva a la normalidad en una o dos semanas.

Las personas de piel más oscura tienen un menor riesgo de contraer un melanoma

La edad de la persona también es un factor a tener en cuenta, y es que según vamos envejeciendo, es más difícil para la piel repararse a sí misma. Por eso, recibir abundante sol en edades más avanzadas facilita la aparición de arrugas.

Según el nivel de radiación solar que exista en cada momento, también habrá que aumentar o disminuir la prevención. En los meses de verano, los niveles de radiación suelen elevarse notoriamente y son necesarias cremas protectoras para prevenir daños en la piel.

radiación solar

Tipos de piel y protección

Fototipo I, las más sensibles a la radiación solar (tipo celta)

Se caracteriza por una piel blanca, habitualmente con ojos claros . Normalmente va acompañada de pecas. Al ser una piel sensible, se enrojece con facilidad ante la exposición. No se broncea, sino que se quema, por lo que requiere el mayor nivel de protección posible.

Fototipo II (tipo germánico)

Es una piel blanca también, pero con ojos pardos o verdes. Se trata de una piel sensible también, que le cuesta broncearse aunque las quemaduras por el sol no son tan graces como en fototipo I. El factor 50 es necesario.

En los meses de verano, los niveles de radiación suelen elevarse notoriamente.

Fototipo III (raza caucásica)

Este tipo de piel se broncea con facilidad, pero tiene mayor tendencia a generar manchas en la piel. La tolerancia a los rayos UV es mayor, pero requiere de una fotoprotección del 30 al 50.

Fototipo IV (razas mediterráneas)

Pieles bronceadas de por sí, con cabellos y ojos oscuros. Adquieren un bronceado rápido, pero no es inmune a las quemaduras. En caso de quemarse, la piel adquiere cierto color morado. Es frecuente la aparición de manchas. Se puede disminuir el factor de protección tras la exposición continuada al 20 o 30.

Pieles de distintos fototipos. Fuente imagen: Pexels

Fototipo V (amerindias o mestizas)

Se trata de una piel oscura y mate, los ojos y cabello muy oscuro. En caso de quemarse, el enrojecimiento aparece más tarde. Son pieles que se broncean muy rápido y pueden usar una fotoprotección del 20 con menor riesgo a quemarse.

Fototipo VI, la más resistente a la radiación solar (negra)

Las personas con fototipo negro se queman con menor intensidad. El enrojecimiento aparece entre 45 y 60 minutos y en ocasiones pueden aparecer manchas asociadas.

Cabe recordar que ningún fototipo de piel está exento a desarrollar cáncer de piel, y que en todos los tipos de piel o con independencia de la raza está recomendada el uso de la crema solar.