¿Cuándo se produce una ola de calor? Esta es la definición

En verano casi siempre hace calor, pero… ¿sabes exactamente cuándo podemos hablar de una ola de calor? ¡Te lo contamos!

Irene Santa

Irene Santa

En verano es normal pasar calor, ya que esta estación comprende los meses más cálidos. También es habitual que las temperaturas se eleven fácilmente hasta los 40ºC en algunas zonas de España. Pero, ¿cuándo se puede hablar de ola de calor?

Aunque se habla de ella con facilidad, no siempre se está sumergido en una. Incluso cuando se trata de un episodio de calor extremo, la definición propia podría no cumplirse.

Generalmente, se puede decir que una ola de calor es un periodo de tiempo superior a tres días en el que las temperaturas máximas y mínimas se encuentran por encima de los valores climatológicamente normales en una amplia extensión de territorio.

Aún con calor extremo, no siempre se está sumergido en una ola de calor.

De manera más precisa, según la Agencia Estatal de Meteorología, se define «ola de calor» como «un episodio de, al menos, tres días consecutivos. Durante dicho episodio al menos el 10% de las estaciones meteorológicas registran valores por encima de la temperatura umbral.

El valor umbral se corresponde con el percentil del 95% de su serie de temperaturas máximas diarias de los meses de julio y agosto del periodo 1971-2000».

Criterios para decretar una ola calor

Esta es la definición que se ha de cumplir en España. Es decir, para que se pueda considerar un episodio de altas temperaturas como ola de calor en nuestro país deben cumplirse tres criterios (intensidad, extensión y duración):

– Las temperaturas máximas diarias deben superar al 5% de los días más cálidos registrados en julio y agosto en el período 1971-2000.

– La extensión deber ser amplia: cumplirse en al menos el 10% de las estaciones meteorológicas.

– Ha de ocurrir durante al menos 3 días seguidos.

¿Cuándo se produce una ola de calor? Temperatura umbral ola de calor en España
Temperaturas máximas que han de superarse en cada zona para que se considere ola de calor. Fuente imagen: ElTiempo.es

Por ejemplo, en Sevilla aproximadamente el 60% de los días de julio y agosto se registran máximas por encima de los 35ºC y el 25% por encima de 38ºC.

Si en Sevilla, por ejemplo, se alcanzan 35ºC durante varios días seguidos en julio no se puede catalogar de ola de calor. Sin embargo, si esa situación se da en capitales como San Sebastián o A Coruña, entonces sí.

Otras definiciones

La Organización Meteorológica Mundial define una ola de calor de otra manera. Es ola de calor cuando, «durante más de cinco días consecutivos, la temperatura máxima diaria excede en 5ºC a la temperatura máxima media».

La peor ola registrada en España

Una de las olas de calor más importantes de las registradas en Península y Baleares, corresponde al verano de 2015. Ha sido la más larga registrada hasta la fecha en nuestro país, al menos desde 1975. Su duración fue de 26 días, concretamente del 27 de junio al 22 de julio de 2015 con 30 provincias afectadas.

Se trata, sin lugar a duda, de una ola excepcional por su duración, superando en 10 días a la registrada en 2003. En extensión fue más destacada la de agosto de 2012 con 40 provincias afectadas.

La segunda ola de calor más importante de las ocurridas en Península, Baleares, Ceuta y Melilla desde 1975, es la que se extiende desde el 30 de julio al 14 de agosto de 2003. Con 16 días de duración, es la segunda más larga (tras los 26 días de la de 2015 ya comentada). Además, se encuentra a mucha distancia de las siguientes, que se quedan en ocho días.

La de 2003 fue una ola de calor destacable, siendo además el verano más cálido de nuestra historia y provocando muchas muertes en toda Europa.

Sin embargo, la ola de calor de 2021 fue notoria por dejar un nuevo récord nacional de temperaturas con 47,4ºC. Este se dio en la conocida «Sartén de Andalucía».

Causas de una ola de calor

Las olas de calor pueden producirse por algunos de estos factores o por la combinación de éstos:

-La llegada de una masa de aire anómalamente cálido en un periodo de de por sí cálido según la climatología.

-El recalentamiento de una masa de aire sobre una superficie continental, como e interior de la península Ibérica

-La subsidencia de masas de aire sobre un territorio, que suponga el calentamiento adiabático de la masa.

Consecuencias de una ola de calor

Una ola de calor puede tener impacto en todos los ámbitos cuando afecta a una región: puede producir daños agrícolas, repercutir en el estado de los ecosistemas, generar pérdidas económicas y empeorar la salud de la población afectada.

Para ello, es importante la protección frente al calor, para minimizar sus impactos y reducir el riesgo a través de un serie de consejos.