El inusual acercamiento de ‘pingüinos’ a las costas del Mar Mediterráneo

Este comportamiento no es común en estas aves, parientes lejanas del pingüino.

ElTiempo.es

ElTiempo.es

Parecen pingüinos, pero no lo son. Desde hace varias semanas, se han visto numerosas alcas tordas en las costas de distintas zonas del Mar Mediterráneo. Un hecho sorprendente, ya que estas «aves pingüino» no suelen dejarse ver por aquí por estas fechas.

En Ajaccio (Córcega) y zonas de la costa de Cataluña y la Comunidad Valenciana se han avistado algunas de estas aves desorientadas. Varias de ellas han sido encontradas sin vida o en muy malas condiciones, llegando algunas al punto de la desnutrición.

Un hecho que ha despertado el interés de la comunidad científica.

¿Qué es un alca torda?

El alca torda o alca común es pariente lejana del pingüino. Habita en zonas del norte de Europa, como la región escandinava, la zona de las Islas Británicas, Rusia, Alemania, Islandia o Estonia. Se trata de un ave pelágica.

Un ave pelágica es aquella que habita en aguas profundas y se mueve por mar abierto. Por lo tanto, son aves que están acostumbradas a la meteorología adversa, como tormentas eléctricas y temporales de viento fuertes.

aves pingüino Mediterráneo
Es muy común confundir a las alcas tordas con pingüinos. Fuente imagen: Pixabay

¿Por qué se han visto «aves pingüino» en las costas del Mar Mediterráneo?

Las «aves pingüino» sólo se dejan ver por el Mar Mediterráneo en su época de reproducción. Y aún así, no suelen acercarse a la costa. Verlas durante esta época del año por el área mediterránea es un suceso extraño. Así lo han resumido distintas organizaciones y universidades expertas en aves de Francia y España.

Estas mismas intentan buscar una explicación. De momento se barajan dos hipótesis. La primera de ellas tiene que ver con el calentamiento global. Y es que, las empresas que se dedican a la pesca cada vez viajan más al norte de Europa por falta de recursos en otras zonas.

Para «las aves pingüino» es un factor negativo. Y es que, al escasear su alimento en las zonas donde tradicionalmente se alimentaban, tienen que desplazarse a otras zonas para hacerlo. Al ser viajes más largos, llegan mucho más cansadas y desnutridas.

La segunda hipótesis explica que debido al auge de fenómenos meteorológicos extremos (algunos de ellos derivados del cambio climático) en las zonas donde habita el alca torda, algunos individuos de esta especie se han visto desplazados de sus zonas de hábitat natural.

De la misma manera que con la anterior hipótesis, han tenido que recorrer distancias mucho más largas que lo habitual, algo que las desorienta y agota.