¿Estamos preparados para un «verano eterno»?

El «verano eterno», derivado del cambio climático, puede ser muy perjudicial para nuestro territorio.

ElTiempo.es

ElTiempo.es

No sólo es la sensación, sino también los datos ofrecidos. En España (y otros países de clima parecido) los veranos son cada vez más cálidos y cada vez más duraderos. Viendo que este fenómeno parece ser lo que nos depara en un futuro, resulta interesante preguntarse si nuestro territorio está preparado para lo que se denomina «un verano eterno».

El «verano eterno», un problema derivado del cambio climático

Desde aproximadamente el año 1980, en España, los veranos son cinco semanas más largos. Además de otras causas, el cambio climático tiene mucho protagonismo en este hecho. Y es que, las emisiones de gases de efecto invernadero a la atmósfera, entre los cuales destaca el dióxido de carbono, han aumentado significativamente a lo largo de la Historia.

Hace 3 millones de años no había tal concentración de CO2 en la atmósfera.

Uno de los grandes problemas del cambio climático y del «verano eterno» derivado de éste es que afecta a determinadas áreas de nuestro planeta más que a otras. Muchos expertos señalan que la región mediterránea es una de ellas. De entre todos los países, España sufrirá los efectos de manera muy acusada.

De aquí al año 2100, se calcula que se producirá un descenso de las precipitaciones de entre el 20-30º aquí. Especialmente en la zona sur. Con escasez de precipitaciones y altas temperaturas en verano, la evaporación del agua se vuelve en un problema añadido. De hecho, se ha calculado y un 6% del territorio español se ha vuelto semiárido en los últimos 40 años.