La cápsula Starliner de Boeing aterriza con éxito

Starliner, la nave espacial de Boeing y la NASA, hace historia y aterriza con éxito en el desierto de Estados Unidos.

ElTiempo.es

ElTiempo.es

Starliner, la nave espacial de Boeing y la NASA hace historia y aterriza con éxito en el desierto de Estados Unidos, y se confirma como alternativa a Space X.

La nave ha completado así la prueba de vuelo orbital sin tripulación a la Estación Espacial Internacional, demostrando que el sistema está preparado para volar con astronautas.

Aproximadamente cuatro horas después de partir de la Estación Espacial, Starliner aterrizó. Concluyendo así un vuelo de seis días, que ha probado la capacidad de la nave para este tipo de misiones.

«El Programa de Tripulación Comercial de la NASA y nuestro socio, Boeing, han dado hoy un paso importante y exitoso para permitir más misiones de vuelos espaciales con tripulación a la Estación Espacial Internacional en naves espaciales estadounidenses desde suelo estadounidense», ha afirmado Bill Nelson, portavoz de la NASA.

«Esta misión representa el poder de la colaboración, que nos permite innovar en beneficio de la humanidad e inspirar al mundo. Esta era dorada de los vuelos espaciales no sería posible sin las miles de personas que perseveraron para conseguir este gran logro», ha añadido.

Los responsables del proyecto esperan vuelos con tripulación «tan pronto como sea posible»

«Durante esta misión, Starliner ha proporcionado una gran cantidad de datos valiosos, que continuamos evaluando para poner la nave espacial en pleno funcionamiento para los vuelos con tripulación a la Estación Espacial Internacional tan pronto como sea seguro hacerlo», Steve Stich, gerente del Programa de tripulación comercial de la NASA.

La nave espacial CST-100 Starliner de Boeing ha aterrizado en el puerto espacial de White Sands Missile Range, el miércoles 25 de mayo.

Starliner, más cerca de ser el segundo sistema de transporte al espacio con tripulación en Estados Unidos

Este vuelo de Starliner representa un paso crucial para validar el rendimiento de los sistemas de Boeing. Estados Unidos está más cerca de tener dos sistemas únicos de transporte humano para transportar astronautas hacia y desde la Estación Espacial desde suelo estadounidense.

Starliner viajó con un «pasajero» de prueba

Starliner llevó un «pasajero» en este vuelo: un dispositivo de prueba realista llamado Rosie.

Durante la misión, Rosie fue equipada con 15 sensores para recopilar datos sobre lo que experimentarán los astronautas durante los vuelos en Starliner.

Boeing recuperó la nave espacial y la transportará de regreso a la Instalación de Procesamiento de Carga y Tripulación Comercial de la compañía en el Centro Espacial Kennedy de la NASA en Florida para su procesamiento.

Después de que la NASA y Boeing revisen los datos de este vuelo de prueba, los equipos continuarán con los planes para Starliner y su próxima misión: la prueba de vuelo de la tripulación a la estación espacial.