Cirros

¿Qué son los cirros?

Los cirros o cirrus son un tipo de nubes altas que se componen de cristales de hielo y que suelen tener el aspecto de filamentos blancos y delicados o de bandas estrechas de color blanquecino

Aparecen en las capas más altas de la troposfera, a alturas comprendidas aproximadamente entre los 7 y los 12 km. Son formaciones nubosas muy finas que dejan entrever la luz solar, y que, en ocasiones, permiten la observación de un halo solar a través de ellas.

Forman, junto con los estratos y los cúmulos las tres clases principales de nubes. No obstante, de sus combinaciones surgen otros tipos de formaciones nubosas. Ejemplo de ello son los cirrostratos y los cirrocúmulos.

¿Qué son los cirrostratos?

Son otro tipo de nubes altas que se forman cuando se tiene una gran concentración de nubes tipo cirro que las hace indistinguibles entre ellas, formando una especie de velo nuboso que cubre total o parcialmente el cielo. Favorecen la aparición del halo solar.

Su aspecto es similar al de los altoestratos y los estratos, diferenciándose entre ellos por la altura en la que se encuentran: los cirrostratos en capas altas de la troposfera, los altoestratos en capas medias y los estratos en capas bajas.

¿Qué son los cirrocúmulos?

Constituyen otro tipo de nubes altas. Son cirros en los que se tiene una cierta convección que provoca un ligero desarrollo vertical de las nubes y les confiere un aspecto más voluminoso (cumuliforme).

Sus homólogos en altitudes inferiores son los altocúmulos y los cúmulos o los estratocúmulos.

Formación de los cirros

En los niveles de la atmósfera en los que aparecen, se tienen temperaturas muy negativas (hasta -50°C), de manera que cuando el vapor de agua comienza a condensar lo hace en forma de cristales de hielo en lugar de gotitas de agua. Por tanto, los cirros se componen de cristales de hielo.

Clasificación de los cirros

Además de los cirrostratos y los cirrocúmulos, las nubes tipo cirro pueden clasificarse en varios subtipos en función de su forma y/o apariencia, debido a la influencia del viento, que moldea las formaciones nubosas.

Se distinguen 5 especies: fibratus (trazas bastante rectas), uncinus (en forma de gancho o coma), spissatus (muy densos y más oscuros), castellanus (forman pequeñas “torres” partiendo de una base común) y floccus (parecidas a los uncinus, pero más redondeadas).

Significado meteorológico

Este tipo de formaciones nubosas no dejan precipitaciones, pero en ocasiones anuncian la proximidad de una perturbación o del paso de un frente de lluvias. También pueden darse asociadas, especialmente en verano, a la proximidad del jet subtropical.

Normalmente los frentes nubosos están compuestos por una primera franja de nubes altas (cirros), a continuación, comienzan a llegar nubes de tipo medio y finalmente las nubes más bajas que dejan las lluvias (aunque las medias también pueden precipitar).

En ocasiones también aparecen cirros (especialmente de la variedad spissatus) en la fase de disipación de una tormenta, al irse deshaciendo los cumulonimbos que la han generado.