Secciones

Cuenca


¿Qué es una cuenca?

Una cuenca es un accidente geográfico que hace referencia a un área delimitada por partes más altas, es decir, una depresión o valle rodeado de alturas.

Esto da lugar a que sea una zona receptora de aguas de lluvia, escurrimientos y caudales de río. En ellas converge el agua proveniente de las precipitaciones o del deshielo.

Podemos diferenciar entre cuenca hidrográfica y cuenca hidrológica. La primera se refiere exclusivamente a las aguas superficiales, mientras que la segunda incluye también las aguas subterráneas.

¿Qué es la cuenca hidrográfica de un río?

Se define como la superficie de terreno que tiene una salida única para su escorrentía superficial, es decir, cuyas aguas fluyen todas hacia un mismo río, lago o mar.

La escorrentía superficial fluye en su totalidad a través de una serie de ríos, arroyos y eventualmente lagos hacia el mar por una única desembocadura, estuario o delta.

Una cuenca hidrográfica está delimitada por la línea de cumbres que la rodea, llamada divisoria de aguas. Son las líneas de separación que se pueden trazar entre diferentes cuencas hidrográficas. El agua precipitada a cada lado de la divisoria desemboca en ríos distintos.

La mayoría de las cuencas hidrográficas presentan un río principal bien definido desde la desembocadura hasta la divisoria de aguas. La distancia entre su lugar de nacimiento y su desembocadura es el curso de un río. Suele definirse como río principal de una cuenca a aquel con mayor caudal o mayor longitud o área de drenaje.

Los afluentes son los ríos secundarios de una cuenca que vierten sus aguas al río principal. Cada afluente tiene su propia sub-cuenca.

La suma de las cuencas hidrográficas de los ríos que desembocan en un mismo mar constituye la vertiente de dicho mar. El conjunto de todas las cuencas hidrográficas de los afluentes de un río principal constituye la cuenca de dicho río.

Las cuencas hidrográficas cumplen un rol importante en el ciclo del agua, al permitir la circulación del agua.

La cuenca hidrográfica se considera como la unidad indivisible de gestión de recursos hídricos. Por tanto, el uso de los recursos naturales se regula administrativamente separando el territorio por cuencas hidrográficas.

Partes de una cuenca hidrográfica

Dentro de una cuenca hidrográfica se pueden distinguir tres partes:

  • Cuenca alta. Zona de nacimiento del río principal. Corresponde a zonas elevadas, con fuerte pendiente.
  • Cuenca media. Zona intermedia en el curso del río principal. Suelen ser zonas de valle, en las que el río realiza un zigzagueo. Hay un equilibrio entre el material sólido que llega traído por la corriente y el material que sale.
  • Cuenca baja. Zona más baja, cercana a la desembocadura del río. Los ríos pierden velocidad y su caudal es máximo, y sedimentan todos los materiales recogidos formando llanuras (llanuras aluviales).

Tipos de cuencas hidrográficas

En función de dónde evacúen las aguas de una cuenca, pueden distinguirse 3 tipos:

  • Cuencas exorreicas o abiertas. Aquellas que drenan sus aguas al mar u océano.
  • Cuenca endorreicas o cerradas. Desembocan en lagos o lagunas, sin comunicación al mar.
  • Cuencas arreicas. Las aguas no llegan a encauzarse en una red de drenaje, ya que antes se evaporan o filtran en el terreno. Son frecuentes en zonas desérticas, en las que la evaporación supera con creces a la precipitación.

Principales cuencas hidrográficas en España

En España existen numerosas cuencas hidrográficas que vierten sus aguas a los 3 mares/océanos que rodean la Península: Mediterráneo, Atlántico y Cantábrico.

Las más importantes, por su extensión (>10.000 km2) son (de mayor a menor extensión):

  • Duero (vertiente atlántica)
  • Ebro (vertiente mediterránea)
  • Tajo (vertiente atlántica)
  • Guadiana (vertiente atlántica)
  • Guadalquivir (vertiente atlántica)
  • Júcar (vertiente mediterránea)
  • Segura (vertiente mediterránea)
  • Miño (vertiente atlántica)

Todas ellas son cuencas abiertas, con salida al mar.