Secciones

Punto de rocío (temperatura)


¿Qué es el punto de rocío?

El punto de rocío indica la temperatura a la que habría que enfriar el aire para que se produzca la saturación y el vapor de agua comience a condensar. Cuando esto sucede, se alcanza el 100% de humedad relativa.

Dada una masa de aire, que tiene un cierto contenido de vapor de agua (humedad absoluta), la humedad relativa es la proporción entre el contenido existente de vapor de agua en el aire y la máxima cantidad de vapor que puede haber a la temperatura del aire en ese mismo instante, es decir, la necesaria para alcanzar el punto de rocío.

La saturación del aire puede producirse bien por un aumento de humedad absoluta sin variar la temperatura, o bien por un descenso de temperatura sin variar la humedad absoluta. Cuanto mayor es la temperatura del aire, más cantidad de vapor de agua puede contener antes de saturar.

La temperatura de rocío es siempre menor o igual a la temperatura ambiente.

Se denomina así porque si una superficie presenta una temperatura inferior al punto de rocío, sobre esa superficie aparecerán unas gotitas de agua denominadas rocío. Además, si la temperatura del aire está por debajo de los 0°C, se formará una pequeña capa de hielo sobre esa superficie, conocida como escarcha.

¿Cómo se calcula el punto de rocío?

El punto de rocío puede obtenerse a partir de los datos de temperatura y humedad relativa existentes.

Los valores de presión de vapor saturante (presión parcial de las moléculas de vapor de agua en aire saturado) están tabulados para diferentes temperaturas; de esta forma, conociendo la temperatura ambiente, podemos obtener la presión de vapor saturante. Si multiplicamos este valor por la humedad relativa, obtenemos el valor de presión saturante que existiría a la temperatura de rocío. Ésta la podemos conocer haciendo la operación inversa a la comentada en el primer paso.

¿Para qué sirve el punto de rocío?

La temperatura del punto de rocío es un buen indicador del contenido de vapor de agua en el aire. Cuanto más elevada sea, mayor será el contenido de vapor de agua.

Por otro lado, la diferencia entre la temperatura ambiental y la temperatura de rocío es un buen indicador de la humedad relativa. Si la primera es muy superior a la segunda, la humedad relativa será baja; por el contrario, si la diferencia entre ambas es escasa, tendremos una alta humedad relativa (será del 100% si son iguales).

De esta forma, la temperatura de rocío es importante, por ejemplo, para conocer la probabilidad de que se forme niebla, así como para deducir el nivel al que se situará la base de las nubes. Si al anochecer la temperatura ambiental está próxima al punto de rocío, es muy probable que se forme niebla durante la madrugada, teniendo en cuenta el previsible descenso térmico nocturno.

También es útil para calcular el descenso de temperatura y las posibles cotas de nieve en algunas situaciones.