Secciones

Sensación térmica


¿Qué es la sensación térmica?

Se denomina así a la sensación de frío o de calor que sentimos las personas en función de una serie de parámetros meteorológicas. Al igual que la temperatura, se mide en grados centígrados (°C).

Lo habitual es considerar una medida objetiva de la temperatura mediante un termómetro corriente para expresar el grado de frío o calor; sin embargo, para una misma temperatura el cuerpo puede experimentar sensaciones térmicas distintas en base a otros parámetros que pueden hacer más o menos llevadera esa temperatura ambiental.

También hay que tener en cuenta que no todas las personas se adaptan igual de bien al frío o al calor; de esta forma, mientras que la temperatura es una variable objetiva (se mide con un termómetro), la sensación térmica es un parámetro con un cierto carácter subjetivo.

¿Qué factores influyen en la sensación térmica?

Las principales variables meteorológicas que influyen en la sensación térmica son la humedad relativa y el viento. Por tanto, la combinación de estos factores junto con la temperatura, determinan la sensación térmica.

Grosso modo, a mayor velocidad del viento, mayor sensación de frío, mientras que, al aumentar la humedad relativa, aumenta la sensación de calor. Existen unos índices que intentar hacer una aproximación cuantificada de este efecto en función de la época del año, y que vamos a detallar a continuación.

La sensación térmica en invierno

El windchill (enfriamiento por viento) es un índice que se emplea para cuantificar la sensación térmica por frío en invierno. Depende de la combinación del viento y la temperatura.

El viento acelera la pérdida de calor de un cuerpo que presenta una temperatura superior a la ambiental. De esta forma, a mayor viento, mayor será la diferencia entre la temperatura y la sensación térmica.

Por ejemplo, para una temperatura de 0°C, en ausencia de viento tendremos la misma sensación térmica (windchill), pero con un viento suave de 20 km/h la sensación ya disminuye a los -5°C, y a los -10°C con un viento intenso de 80 km/h.

La sensación térmica en verano

El índice que se usa para cuantificar la sensación térmica en los días cálidos es el heat index, que combina la temperatura y la humedad relativa.

En general, altos valores de humedad relativa aumentan la sensación de calor, ya que el exceso de humedad disminuye la pérdida de calor mediante la evaporación del sudor, que se ve dificultada bajo estas condiciones.

Para una temperatura de 30°C, con una humedad relativa del 50% el heat index nos da una sensación térmica de 31°C, mientras que este valor asciende hasta los 41°C con una humedad del 90%.