Secciones

Verano


¿Qué es el verano?

El verano en astronomía es el periodo comprendido entre el solsticio de verano y el equinoccio de otoño. Es la estación posterior a la primavera y que precede al otoño. Se caracteriza por las temperaturas altas y los días largos (noches más cortas).

Cuando comienza el verano en uno de los hemisferios, empieza el invierno en el otro. Se le cataloga como verano boreal cuando ocurre en el hemisferio norte y como verano austral cuando se produce en el hemisferio sur.

Por otro lado, en meteorología y climatología también se habla del verano meteorológico o verano climatológico. En el hemisferio norte se inicia el 1 de junio y finaliza el 31 de agosto, mientras que en el hemisferio sur comprende los meses de diciembre, enero y febrero.

Cabe añadir que en la zona intertropical a veces se emplea el término <<verano>> para referirse a la estación seca, e <<invierno>> para la estación lluviosa.

¿Cuándo empieza y cuándo termina el verano?

Como se ha mencionado, el solsticio de verano marca el inicio del verano, y el equinoccio de otoño representa su final.

El solsticio de verano se presenta cuando el eje de la Tierra, ya sea en el hemisferio norte o en el hemisferio sur, está más inclinado hacia el Sol. La inclinación máxima del eje terrestre hacia el Sol es de 23° 27´y sucede dos veces el año, cuando el Sol alcanza su posición máxima en cada hemisferio.

Esto sucede (en función del año) entre el 20 y el 21 de junio en el hemisferio norte, y alrededor del 21-22 de diciembre en el hemisferio sur.

El día del solsticio de verano es el día más largo del año (mayor número de horas de luz solar). No obstante, en las regiones polares, esta luz es continua en los días o incluso meses alrededor de dicha fecha, dependiendo de la latitud. Además, el solsticio de verano de un hemisferio coincide con el solsticio de invierno (día más corto del año) en el otro hemisferio, y viceversa.

Durante los equinoccios, el Sol alcanza la altura máxima sobre el ecuador, es decir, se encuentra sobre la línea del ecuador, por lo que el día y la noche tienen la misma duración en ambos hemisferios. El equinoccio de otoño marca el final del verano, y el equinoccio de primavera marca el final del invierno.

El equinoccio de otoño se da alrededor del 22 de septiembre en el hemisferio norte, y alrededor del 21 de marzo en el hemisferio sur, con pequeñas variaciones en función del año. Además, el equinoccio de otoño en un hemisferio coincide con el equinoccio de primavera en el otro, y viceversa.

¿Cómo es el tiempo en España durante el verano?

A grandes rasgos, el verano en España (y en gran parte de Europa) se caracteriza por ser la estación con las temperaturas más elevadas y tener escasas precipitaciones. Según el periodo de referencia 1981-2010, la temperatura media en España en verano es de 23°C y una precipitación media de 73 mm.

El calor es el gran protagonista del verano, siendo la estación más calurosa del año. Durante el día se superan con facilidad los 30°C en amplias zonas, e incluso los 40°C en los episodios más cálidos (especialmente en zonas del Valle del Guadalquivir y del Tajo). Además, son frecuentes las noches tropicales (temperaturas mínimas superiores a los 20°C).

La segunda quincena de julio y la primera de agosto suelen ser, estadísticamente, los días más cálidos del año, conociéndose como periodo canicular o canícula.

Las zonas más frescas suelen corresponder a las costas gallegas y del cantábrico occidental, donde muchas veces las temperaturas apenas alcanzan los 20°C. Además, a finales del verano, con noches más largas, las mínimas ya empiezan a ser frescas o incluso frías en determinadas zonas del interior peninsular. No es raro que a finales de agosto ya se registren heladas en zonas del Sistema Ibérico y la Cordillera Cantábrica, especialmente.

En cuanto a las precipitaciones, el verano es la estación más seca del año en prácticamente todo el país. No obstante, son frecuentes las tormentas en zonas interiores y montañosas de la mitad norte y este peninsular (especialmente, interior de Cataluña y Teruel).

En general, junio es el mes más lluvioso de los tres que componen el verano meteorológico, principalmente debido a un mayor número de tormentas y una superior frecuencia de llegada de frentes al norte del país.

Fenómenos característicos del verano

En verano es frecuente que se den largos periodos sin precipitaciones en amplias zonas, favoreciendo la ocurrencia de sequías. Las precipitaciones en muchos casos son de tipo convectivo, siendo más probables durante las tardes, tras las horas de más calor.

También son recurrentes episodios prolongados y extensos de altísimas temperaturas y es muy frecuente que a lo largo de la estación se produzcan en algún momento olas de calor.

La conjunción de sequía, altas temperaturas y vientos favorece la aparición de uno de los mayores problemas naturales: los incendios forestales.

¿Qué significa <<verano>>?

La palabra “verano” se cree que viene del latín verno, que significa “primaveral o de verano”, aunque algunos defienden que deriva de ver, veris, “primavera”.

Te puede interesar: