Consecuencias de las picaduras de las medusas

Pedro Soriano

Pedro Soriano

Llega el verano y, con él, el calor. Sin duda alguna, con casi 8.000 kilómetros de costa, en España, el destino más frecuente durante el estío son las playas. Siempre apetece tomar el sol, pero también bañarnos en agua fresca. Pero ¡cuidado! existen las temidas picaduras de las medusas.

A veces nos encontramos con indicaciones por parte de los socorristas o banderas que nos indican la presencia de medusas en el mar.

Las picaduras son una causa frecuente de consulta. En la mayoría de las ocasiones provocan reacciones locales no graves. Sin embargo, a veces, pueden producir reacciones sistémicas de mayor gravedad que requieren atención urgente.

Siendo una de las consultas, dudas y preocupaciones más comunes durante la temporada de verano, resulta interesante ofrecer información útil sobre las picaduras de las medusas.

picaduras de medusas
Ciclo de vida de las medusas por Institut de Ciències del Mar. Fuente imagen: CSIC

¿Qué son las medusas?

Las medusas son organismos gelatinosos que viven en los mares y océanos. Podemos encontrar muchas variedades de medusas. Algunas con forma de cubo, alargadas, circulares, etc.

Cuando pensamos en una medusa nos viene a la mente la forma de un paraguas. Esto es porque su cuerpo está formado por la umbrela que podría decirse es como su cabeza y el manubrio que conecta la parte de la boca con su estómago.

También podemos encontrar medusas con largos tentáculos que cuelgan del borde de la umbrela. A pesar de los diferentes tipos de medusas todas tienen algo en común, sus células urticantes. Estas células microscópicas tienen en su interior una cápsula llamada nematocisto donde se encuentra un filamento enrollado junto al veneno.

Al igual que las medusas hay muchos tamaños y tipos de nematocistos, pero ¿sabéis cuál es la función de todos ellos? Capturar las presas y defenderse contra depredadores.

El Instituto de Ciencias del Mar de la Agencia Estatal Consejo Superior de Investigaciones Científicas(CSIC) nos explican qué son las medusas de una manera creativa y para niños.

¿Qué hacer ante las picaduras de medusas?

El tratamiento frente a la picadura de medusas es de atenuar los efectos del veneno. Es decir, prevenir envenenamiento posterior de trozos residuales de medusas en la piel, y minimizar las complicaciones derivadas del uso de productos no probados.

Para ello, lo más importante es:

– Quitar sin frotar los restos de tentáculos y/o fragmentos de las medusas con guantes o pinzas.

– Lavar con abundante agua de mar.

– Aplicar solución de bicarbonato al 50%. Su equivalente sería una botella de 2L de agua, dos dedos de bicarbonato comercial en polvo.

– Aplicar hielo seco por 15 minutos con intervalos de 3 minutos de aplicación y dos de descanso.

– Si el dolor persiste, consultar con los profesionales de la salud (socorristas o centros de salud para su valoración).

Las picaduras suelen ser causadas de manera accidental al pisar o manipular una medusa, es importante tomar precauciones, ya que pueden llegar a picar incluso cuando están fuera del agua.

Qué NO hacer ante las picaduras de medusas

Es probable que coloquialmente escuches que debemos aplicar vinagre en las picaduras de las medusas, pero cuidado, lejos de aliviar los síntomas, puede agravarlos.

Es cierto que existen estudios científicos que demuestran que el vinagre se puede utilizar como medida de primeros auxilios, sin embargo, no debes hacerlo. Expertos del Instituto de Ciencias del Mar del CSIC han alertado de que este remedio puede ser contraproducente para el tipo de medusas que tenemos en las costas españolas.

La investigación de Yanagihara, en relación al uso de vinagre, se realizó con las dos especies de medusas más agresivas que no habitan en nuestras costas: la cubomedusa Alatina alata, que habita en las costas de Hawái, y la Chironex fleckeri, de Australia y la más peligrosa del mundo.

Aplicar vinagre en las picaduras de “nuestras” medusas puede activar las células urticantes, haciendo que estas liberen más veneno. Otras de las acciones que no debes hacer frente a la picadura de una medusa sería:

  • Aplicar agua dulce.
  • Aplicar amoniaco.
  • Aplicar alcohol.
  • Frotar la zona.
  • Aplicar vendajes a presión.

Qué capacidad urticante tienen las medusas

La capacidad tóxica de una medusa persiste después de su muerte durante bastante tiempo. El grado de toxicidad del veneno varía dependiendo de la especie. Es necesario saber que la capacidad urticante (provocar picor) de cada especie se clasifica en esta guía en 4 categorías:

Muy urticante: Especie con alta capacidad urticante con efectos importantes sobre la salud humana. Se recomienda evitar todo contacto con esta medusa.

Urticante: Especie con mediana capacidad urticante que podría producir efectos importantes sobre la salud humana. Se recomienda evitar todo contacto con esta medusa.

Poco urticante: Especie con baja capacidad urticante con muy poco o casi ningún efecto sobre la salud humana. Aun así, se recomienda no tocarla ya que podría haber algún tipo de reacción dérmica post-contacto.

No urticante: Especie sin células urticantes. Completamente inofensiva para la salud humana.

picaduras de medusas
Urticaria y picadura de las medusas. Fuente imagen: Pedro Soriano

¿Son graves las picaduras de medusas?

La gravedad de las picaduras de las medusas varía en función de varios factores como son el tipo y tamaño de medusa. El estado físico y de salud de la persona, el tiempo de exposición y penetración de la picadura son otras variantes a tener en cuenta. Estas pueden afectar en mayor medida su picadura.

Síntomas más frecuentes de las picaduras de medusas

Entre los síntomas más frecuentes y leves se encuentran el ardor, dolor, marcas rojas en la piel, dolor pulsátil, hinchazón, ampollas y picazón. En ocasiones pueden ser llegar a provocar náuseas o vómitos, dolor de cabeza, espasmos musculares. Incluso, desmayos, desorientación, dificultad para respirar o tragar y problemas cardíacos.

Es importante conocer los signos y síntomas que aparecen tras la picadura de una medusa, estar atentos a las señales de los socorristas o banderas para prevenir su picadura.

El cambio climático y las medusas

Las medusas circulan cada vez más libremente y más cercas de las playas por el clima, la temperatura del agua del mar y la falta de depredadores lo favorecen. La temperatura del agua está en aumento durante los meses incluso de primavera, donde proliferan algas microscópicas y comida que impulsan la reproducción y movimiento de las medusas.

Una de las más frecuentes en la costa mediterránea es la medusa luminiscente, que puede llegar a medir 20 cm de diámetro, y se caracteriza por un color rosado rojizo.

Estudios/fuentes:

  • Guía de identificación de las medusas / Ministerio de Sanidad. Agencia Estatal Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC).
  • Proyecto medusa / Agencia Estatal Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC).
  • La mar de medusas. Agencia Estatal Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC).
  • Manual Clínico de Urgencias Pediátricas / Hospital Virgen del Rocío.