Logo de Eltiempo.es

sostenibilidad |

Así es la ropa hecha con pelotas de tenis, neumáticos y posos de café

Cristina Herrera

Cristina Herrera

Sólo en España se tiran a la basura más de 300.000 pelotas de tenis al año. Estos jóvenes las recogen, reciclan y las convierten en zapatillas y otras prendas. «No Time» se suma a una tendencia que no debe pasar de moda: la ropa sostenible

Plástico, goma, espuma, poliuretano o caucho sintético. Con suerte, y si apuestas por tejidos naturales, cuero o algodón. Si bajas la vista a tus pies, lo más seguro es que los zapatos, zapatillas o chanclas que lleves puesto estén fabricados por alguno o varios de estos materiales. Lo que te resultaría probablemente más raro de imaginar es que lo que cubrieran tus pies fuera en realidad restos de pelotas de tenis, neumáticos y hasta posos de café.

Es la «magia» de la ropa sostenible, capaz de convertir materiales reciclados en prendas que no sólo buscan ser tendencia en el mercado, sino poner de moda algo mucho más importante para nuestro planeta: producir un nuevo modelo de ropa responsable con todo lo que nos rodea.

Los chicos de “No Time” lo tienen muy claro. Bajo el lema “Vivir cuidando lo que importa”, han conseguido convertir un sueño en una empresa social y sostenible más que viable. Su idea es completamente innovadora: son la primera empresa que fabrica calzado con restos de pelotas de tenis.

VÍDEO: «NO TIME», ASI SON LAS PRIMERAS ZAPATILLAS HECHAS DE PELOTAS DE TENIS RECICLADAS

*Vídeo realizado por Jessica Rodríguez

Utilizan también otros materiales reciclados, como los neumáticos de coche, microplásticos y hasta posos de café. Su catálogo de ropa sostenible lo amplían con calcetines y camisetas “ecológicas”.  Sus telas son orgánicas y veganas, con el algodón como principal materia prima, cultivado de forma natural y con el único regado de la lluvia.

La idea, sin duda, es de lo más original: “Los fundadores de la marca somos viejos amigos que jugamos al paddle con frecuencia. Un día nos dimos cuenta de la cantidad de pelotas de tenis que se tiraban a diario a la basura. Nos preguntamos: ¿cómo podríamos aprovecharlas?”, cuenta Jorge Zaera, uno de los responsables de esta firma española.

Sólo en España se tiran más de 300.000 pelotas de tenis al año. Fabricadas con caucho y fieltro, tardan una media de 2.500 años en descomponerse. Ellos mismos se encargan de la recogida de las pelotas en los clubs tenis y de los posos de café, que les suministran cafeterías de distintos barrios.

Aunque tienen tienda en Madrid (Centro Comercial Carrefour Alcobendas) y venden su ropa por Internet, la producción es local (su fábrica está localizada en Elche). Es aquí donde trituran las pelotas junto a los posos de café, para esa mezcla utilizarla después en el proceso de producción.

"Somos conscientes de que los recursos de este planeta son finitos, y debemos utilizarlos con coherencia y responsabilidad"

Jorge Zaera, fundador de "No Time"

“Somos conscientes de que los recursos de este planeta son finitos, y debemos utilizarlos con coherencia y responsabilidad. Ponemos mucha atención a los materiales que utilizamos, miramos al detalle cada paso de nuestra cadena de producción para que tenga el menor impacto posible y tratamos de contaminar lo menos posible en los trayectos”, reza “No Time”.

Y lo toman al pie de la letra. Sus cartones, pegatinas, tarjetas y demás elementos del packaging están hechos con materiales 100% libres de plástico.

Moda alternativa y comprometida

El sector textil es el responsable del 10% de las emisiones de carbono. Pero no sólo eso, también está detrás de producir el 20% de las aguas residuales, según el último informe de la Comisión Económica de las Naciones Unidas para Europa (Unece).

Las emisiones y la contaminación no es el único problema de un sector imparable, que es sin duda un fuerte motor para la economía (se estima que 21 billones de euros son gastados por los españoles en ropa y 6 billones de euros en calzado). Se trata de la segunda industria que más agua consume para su producción. Basta saber que para producir un simple vaquero es necesario gastar una media de 10.000 litros de agua.

De ahí que cada vez más marcas, y no sólo locales, también multinacionales, se hayan sumado a la moda sostenible. Volver a los materiales orgánicos y locales “de nuestros abuelos y abuelas” para dejar de lado las fibras sintéticas que tanto preocupan a los expertos.

Un total de 176.500 toneladas métricas de microfibras sintéticas, principalmente poliéster y nailon, se liberan cada año en entornos terrestres. Muchas de éstas, a través de las lavadoras, terminan en forma de microplásticos inmersos en nuestros mares y océanos e ingeridas por nuestros animales marinos.

Un total de 176.500 toneladas métricas de microfibras sintéticas, principalmente poliéster y nailon, se liberan cada año en entornos terrestres

De ahí, que la prioridad de las marcas ahora es volver a los tejidos naturales, por un lado, y el reciclado de materiales por otro, con el objetivo de impulsar la economía circular en la industria de la moda.

Ahí no sólo está Ecoalf, probablemente la marca de ropa sostenible más conocida en España con su firma de ropa fabricada con plástico reciclado recogido de nuestros mares; también están multinacionales como Lidl, Carrefour o la línea de ropa sostenible y reciclada de HyM, que presenta ya a los ciudadanos su línea de moda responsable con el medio ambiente al alcance de todos los públicos.

Pero si estamos interesados por la moda sostenible, también hay que tener en cuenta la producción local. El “Made in Spain” adquiere más relevancia que nunca si nuestro propósito es evitar el gran volumen de emisiones que se lanzan a la atmósfera en cada uno de los transportes. Como consumidores, por lo tanto, un gesto tan sencillo como leer la etiqueta de los productos que compramos puede preservar en parte la salud de nuestro planeta.

Consulta la sección de Sostenibilidad de Eltiempo.es

¡Súmate a la #CorrienteSostenible!