La luna del lobo: llega la primera luna llena de 2022

Alejandro Riveiro

Alejandro Riveiro

El próximo martes, 18 de enero, daremos la bienvenida a la luna llena de enero, conocida como luna del lobo. Es la primera luna llena de 2022, un año en el que tendremos tres superlunas (en los meses de junio, julio y agosto). Pero, ¿qué citas en el calendario astronómico debemos apuntar? Y, por otro lado, ¿por qué se conoce a la primera luna llena del año, la de enero, como la luna del lobo?

La visibilidad de la luna en enero de 2022:

A lo largo del mes de enero, las fechas a anotar son las siguientes.

Luna nueva: la luna entró en esta fase el pasado 2 de enero.

Fase de cuarto creciente: comenzó el pasado 9 de enero.

Luna llena: tendrá lugar el martes 18 de enero y será visible durante toda la noche. En los días anteriores y posteriores, el satélite parecerá estar completamente iluminado.

Fase de cuarto menguante: será el martes, 25 de enero, siendo visible solo en la segunda mitad de la noche.

Cada día, aproximadamente, la Luna saldrá (y se pondrá) unos 40 minutos más tarde que en las jornadas anteriores.

luna llena nieve

Cuándo y como ver la «luna del lobo» de enero

La Luna entrará en fase de luna llena a las 0:48 del martes 18, con la Luna en la constelación de Cáncer. En ese momento, estará a unos 400.000 kilómetros de nuestro planeta, muy cerca de su apogeo (la distancia máxima de la Luna a la Tierra a lo largo de su órbita). Por lo que será algo más pequeña y menos brillante de lo habitual.

Sin embargo, no será una diferencia apreciable a simple vista. Esto, por otro lado, también nos permite hablar de las superlunas que nos esperan en 2022. Hay que recordar que una superluna es aquella luna llena que, además, tiene lugar con el satélite cerca de su perigeo.

La Luna entrará en fase de luna llena a las 0:48 del martes 18, con la Luna en la constelación de Cáncer

Aunque es necesario enfatizar que no se trata de una definición oficial, el término se ha popularizado en los últimos años. Durante una superluna, la luna llena es un 10% más grande y brillante de lo habitual. De nuevo, la diferencia no es apreciable salvo que seamos observadores habituales de la luna llena.

En 2022 tendremos tres superlunas en sucesión. Tendrán lugar en los meses de junio, julio y agosto, por lo que nos harán compañía durante el verano en el hemisferio norte. Aunque podemos apreciar la luna a simple vista, incluso unos prismáticos astronómicos bastarán para poder ver los detalles de su superficie.

¿Por qué se llama la luna del lobo a la primera luna llena de 2022?

Uno de los aspectos más llamativos que permite ver la relación entre la luna llena y el ser humano, es los nombres que recibe cada luna llena. A lo largo del tiempo, y a lo largo y ancho del mundo, cada luna llena ha recibido un nombre asociado a algún fenómeno habitual de estas fechas.

En la actualidad, los nombres más extendidos en la cultura popular son los procedentes de las tribus amerindias, nativas de América del Norte. En el caso de la luna llena de enero, es conocida como la luna del lobo. El nombre hace referencia a que, en estas fechas, los lobos acostumbraban a aullar en las afueras de las aldeas.

luna-llena-mayo

Aunque se podría pensar que se debía a que, simplemente, estaban hambrientos, lo cierto es que los lobos aúllan por muchos motivos diferentes, pero no por ese. Pueden aullar desde por marcar su territorio hasta para agruparse con su manada.

Sea como fuere, es un ejemplo de cómo el cielo está presente en la historia del ser humano. El paso de las estaciones era controlado a través de cosas como cada luna llena. Era algo que permitía enfrentarse a lo que estaba por venir a lo largo del año. En español, Wikipedia recoge que el nombre que se le da a la luna llena es el de luna vieja, si bien no hay una fuente para saber su origen.

El nombre hace referencia a que, en estas fechas, los lobos acostumbraban a aullar en las afueras de las aldeas.

En otros lugares del mundo, del mismo modo, nos encontramos otros nombres. Resulta muy llamativo el caso de los maoríes de Nueva Zelanda, en el hemisferio sur. En enero están en pleno verano y, por tanto, sus nombres reflejan esas fechas.

Pero no solo eso, su calendario es lunar y cada mes va de luna nueva a luna nueva. Esta luna llena se produce entre las lunas nuevas de enero y febrero, y por tanto se corresponde con el mes de Hui-tanguru. El nombre se traduce, aproximadamente, como «El pie de Ruhi (una estrella de verano» ahora descansa sobre la tierra.

Las peores fechas para observar el firmamento

Como solemos comentar, la luna llena nos marca las peores jornadas para observar los objetos del espacio profundo. La luz reflejada por nuestro satélite es suficiente para impedir que podamos observar los objetos más tenues. Por esta razón, es más difícil ver nebulosas y galaxias. Por tanto, si se aprecia más ver otros objetos del espacio, la primera luna llena de 2022 es una fecha a evitar.

Las mejores fechas, por tanto, son aquellas en torno a la luna nueva, porque la Luna desaparece del firmamento nocturno durante unos días y su brillo no es una molestia. Además, por raro que pueda parecer, tampoco es necesariamente las mejores fechas para observar la Luna, aunque eso no quiere decir que no podamos.

Si disponemos de un telescopio, es muy posible que necesitemos un filtro especial para ver la primera luna llena del 2022 (dependiendo del modelo de telescopio) Sobre todo, para que su brillo no sea tan alto que nos impida apreciar los detalles de su superficie. Si no lo tenemos, aunque podremos ver la Luna sin ninguna dificultad, será más difícil apreciar su superficie.

luna llena de enero

De ahí que, generalmente, se recomiende observar la superficie lunar en las fases de cuarto creciente y cuarto menguante. Debemos recordar que la luna llena es, en realidad, el mediodía en el hemisferio de la Luna visible desde la Tierra. Dicho de otra manera: es cuando las sombras son más cortas.

Las fases de cuarto creciente y menguante se corresponden, respectivamente, con el amanecer y el atardecer, por lo que las sombras proyectadas son mucho más largas, y es posible apreciar mucho mejor los detalles de la superficie del satélite.

Además, no necesitaremos un filtro especial para poder observarla cómodamente, porque su brillo también es inferior que durante la fase de luna llena. No podemos pasar por alto tampoco que, en las fechas de la luna llena, la Luna sale por el horizonte coincidiendo con el atardecer. Por lo que tendremos la oportunidad de obtener fotografías espectaculares.

NOTICIAS RELACIONADAS