Ola de frío: ¿cuándo se produce?

¿Qué es una ola de frío y cuándo se produce? No siempre que hace frío se puede decir que estamos ante una ola de frío.

Javier Vegas

Javier Vegas

Cuando bajan las temperaturas, todos escuchamos que se acerca una ola de frío. Enseguida nos viene a la mente que se acerca un frío intenso. Sin embargo, si nos preguntaran qué es, qué temperatura se necesita o los requisitos necesarios para considerarla como tal, pocos sabrían responder.

¿Qué es una ola de frío?

Una definición podría ser «un episodio de temperaturas anormalmente bajas que se mantienen durante varios días y que afectan a una parte importante de nuestra geografía.»

¿Cuándo se produce?

No hay una definición de forma global para poder saber cuándo se puede hablar de ella. Y es que, como es lógico, no es lo mismo la temperatura en Canadá que en España. Mientras a una temperatura determinada en España se considera como ola de frío, en otros lugares del mundo se consideran valores normales.

No siempre que hace frío se puede decir que estamos ante una ola de frío como tal.

Por eso, en el mundo de la meteorología se ha optado por crear la siguiente definición. Podemos considerar este episodio cuando coinciden diversos factores. Los más importantes son:

  • Debe durar al menos tres días seguidos.
  • El 10% de las temperaturas sean un 5% más bajas que la media.
  • Los valores medios están comprendidos entre los años 1971 y el 2000.
ola de frío
Temperatura mínima umbral para que se decrete una ola de frío

Como veis en el mapa, existen diferencias para decretar una ola de frío según la zona geográfica. Pongamos como ejemplo Molina de Aragón (considerado el pueblo más frío de España) y Sevilla. Dos localidades con climas muy diferentes donde se necesitan temperaturas diferentes para poder hablar de forma oficial de este fenómeno.

En Molina de Aragón un 40% de los días invernales registran mínimas por debajo de los -4 grados y un 20% no llegan a los -7 grados. Por lo tanto, un día con una mínima de -7 grados no podrá ser considerado como una ola de frío.

Muy diferente es la situación si nos vamos hasta Sevilla. La temperatura mínima absoluta registrada en el aeropuerto de la capital andaluza es de -5,5 grados. Si en este caso llegáramos a los -7 grados centígrados, y se prolongara en el tiempo sí que hablaríamos de una ola de frío.

Por lo tanto, hay que tener en cuenta que dependiendo del clima de la zona consideraremos ola de frío a unas temperaturas u otras. Básicamente se tienen que dar temperaturas muy fuera de lo normal para la época del año y prolongarse durante al menos 3 días.