Así «se come» el cambio climático las costas de Europa

Los efectos del cambio climático ya se están notando y seguirán notándose durante las próximas décadas.

ElTiempo.es

ElTiempo.es

El cambio climático está acelerando la erosión de las costas en Europa. Acantilados que se desmoronan, marismas e islas protegidas por la UNESCO que corren peligro de quedar sumergidas. El aumento del nivel del mar y el incremento del número e intensidad de las tormentas es una realidad.

CLAMER, el proyecto de investigación europeo, advierte que al menos 800.000 personas están en riesgo de sufrir inundaciones. La meteorología extrema, provocada por el calentamiento global, es un hecho con notable evidencia científica. Y nuestras costas no son ajenas a ello. De hecho, muchos de los puntos críticos del cambio climático en Europa se localizan precisamente en estas zonas geográficas.

Los fenómenos extremos como las lluvias torrenciales, las sequías profundas o las olas de calor ocurren no sólo con mayor intensidad, sino también con mayor frecuencia. Y ello conlleva consecuencias notables en nuestra geografía, nuestros ecosistemas, biodiversidad y también en la actividad humana cotidiana.

Un problema del que la costa de España no escapa

Nuestro país se encuentra en la primera fila de los países del Mediterráneo afectados por la huella del cambio climático según todos los informes de la Agencia Europea del Medio Ambiente. Y hay muchas evidencias que lo demuestran. Por ejemplo, el Mar Mediterráneo cada vez es más «tropical» a causa del cambio climático, calentándose la región un 20% más que la media del planeta.

El aumento del nivel del mar también amenaza nuestras costas. Cabe recordar cómo el Delta del Ebro fue completamente engullido por el mar y sus playas tragadas por las olas durante el temporal provocado por la Borrasca Gloria en 2020.

Imágenes del delta del Ebro captadas por satélites (Sentinel Hub)
Imágenes del delta del Ebro captadas por satélites (Sentinel Hub). Fecha 2020:

Y, aunque España cuenta en su mapa con muchas zonas rojas amenazadas por el cambio climático, País Vasco suele ser una de las regiones que más se mira con lupa precisamente por el aumento del nivel del mar. En la segunda mitad de este siglo, se estima que más de 200 hectáreas de terreno en la costa de Bizkaia se encontrarán en riesgo de inundación.

La costa del Levante también se está viendo en los últimos años fuertemente alterada. Y, aunque no son las zonas donde más llueve en España, sí es en estas regiones en donde se han producido algunas de las peores inundaciones de la historia de nuestro país.

Al menos 800.000 personas están en riesgo de sufrir inundaciones

En puntos del litoral Mediterráneo y andaluz, especialmente, es en donde se han protagonizado los mayores sucesos provocados por riadas y lluvias torrenciales. Cabe recordar las inundaciones del temporal de Levante de 2016, que dejó hasta 404 m2-l en zonas como Beniarrés (Alicante) o Pinet (Valencia).

Además de las inundaciones extremas, la región Mediterránea en Europa tendrá que enfrentarse en las próximas décadas a periodos de sequía más extensos, según un estudio del Instituto Tecnológico de Massachussets (MIT), que señalaba que la zona tenderá a tener un descenso en las precipitaciones del 40%.

Mapa de la costa Mediterránea. Fuente: MIT

Las playas, sin arena por el cambio climático

Pero si hablamos de cambio climático y costa, además del nivel del mar, los desastres en ecosistemas y las inundaciones, tenemos que hablar de las playas. Varios estudios apuntan a que la huella climática tendrá un impacto fatal en el sector turístico de nuestro país, principalmente en la cuenca mediterránea. Además del notable aumento de la temperatura que creará zonas burbujas de calor durante el verano que podrían no ser atractivas, está el problema de la arena en las playas.

Un reciente estudio revela que para el año 2100 la mitad de las playas de arena del planeta podrían haber desaparecido. Los vientos, el oleaje, las tormentas y la acción humana están detrás de la reducción del volumen de arena en el litoral. En España, por ejemplo, en los últimos años se han perdido más de 3.000.000 metros cúbicos a lo largo de todo el litoral de la bahía de Cádiz.