Virga

¿Qué es una virga?

Las virgas son cortinas de precipitación con forma vertical u oblicua que parten desde la base de una nube y que se evaporan antes de alcanzar la superficie.

Este fenómeno puede darse en numerosos tipos de nubes y a muy distintas alturas, de manera que las virgas puedan quedarse más o menos cerca de la superficie. Las nubes en las que pueden aparecer son todas las siguientes: cirrocúmulos, altocúmulos, altoestratos, cúmulos, estratocúmulos, cumulonimbos y nimboestratos.

A grandes altitudes, la precipitación cae predominantemente en forma de cristales de hielo antes de que se funda y finalmente se evapore.

Son típicas en las tormentas de verano, apareciendo las virgas desde la distancia como delgados filamentos que cuelgan de las nubes que acompañan a la tormenta. Pueden darse fuertes rachas de viento y aparato eléctrico, pero sin llegar a precipitar en la superficie.

¿Por qué y cómo se producen las virgas?

Las virgas son el resultado de la evaporación de la precipitación en su camino hacia el suelo. Esto puede deberse a un escaso contenido acuoso de la nube o por la presencia de una capa de aire muy seco entre la nube y la superficie que provoca la evaporación.

Son más típicas en verano, en ambientes secos en la superficie pero con un cierto grado de humedad en niveles más altos que permite la formación de las nubes desde las que se descuelgan las virgas.

Origen del término

Al igual que todos los tipos de nubes y muchos conceptos de la meteorología, el término <<virga>> tiene su origen en el latín, y viene a significar “rama”. Otro nombre para este tipo de precipitación es lluvia fantasma.

Por otra parte, la palabra virga también está relacionada con el inglés, siendo ésta un acrónimo de Variable Intensity Rain Gradient Aloft (variación de la intensidad del gradiente de lluvia con la altitud).