Secciones

Austral (hemisferio sur)


¿Qué es el hemisferio sur?

El hemisferio sur o hemisferio austral es la división geodésica del planeta Tierra correspondiente a la mitad ubicada en el sur de la línea del Ecuador, que lo separa del hemisferio norte o hemisferio boreal. Sus extremos son, por tanto, el Ecuador (latitud 0°) y el Polo Sur (latitud 90°).

Está formado mayoritariamente por océanos, incluyendo gran parte del océano Pacífico y del Índico, la totalidad del océano Glacial Antártico y la mitad meridional (sur) del Atlántico. En total, suman una superficie aproximada de 206 millones de kilómetros cuadrados.

Por otro lado, la superficie terrestre se concentra en la totalidad del continente antártico, casi toda Sudamérica, la parte austral de África, algunas islas asiáticas, Australia y la mayoría de las islas de Oceanía.

¿Para qué se utiliza el término austral?

Con su origen etimológico en el vocablo latín austrãlis, el término austral es un calificativo empleado en geografía y astronomía haciendo referencia a “aquello perteneciente al sur”.

Estaciones en el hemisferio sur

Las variaciones estacionales en el clima están determinadas por el grado de inclinación del eje terrestre respecto al Sol. Por ello, las estaciones ocurren de forma inversa en ambos hemisferios.

En el hemisferio sur el verano se extiende desde el solsticio de diciembre (21 de diciembre) hasta el equinoccio del 21 de marzo, mientras que el invierno austral corresponde a las fechas comprendidas entre el solsticio del 21 de junio hasta el equinoccio del 23 de septiembre. La primavera transcurre entre el invierno y el verano, y el otoño es la transición del verano al invierno.

Clima del hemisferio sur

El clima del hemisferio austral es, en general, menos extremo en cuanto a temperaturas que el del hemisferio boreal. Esto es debido a la mayor cantidad de océanos y la menor superficie continental con respecto a la otra mitad geodésica. De hecho, normalmente, a igualdad de latitud en ambos hemisferios, la temperatura tiende a ser más suave en el hemisferio sur.

El agua actúa como un regulador térmico ya que al enfriarse y calentarse más lentamente que la tierra provoca una moderación en las temperaturas superficiales terrestres.

En función del clima, en el hemisferio sur pueden diferenciarse tres partes. Entre el Ecuador y el trópico de Capricornio (latitudes bajas) las temperaturas son suaves durante todo el año y con precipitaciones abundantes.

Más al sur, hasta el Círculo Polar Antártico (latitudes medias), hay una mayor variabilidad, con temperaturas frías en invierno y muy cálidas en verano, y con una distribución más irregular de las precipitaciones.

Por último, el extremo sur del hemisferio (latitudes altas) se corresponde con el continente antártico, y en él se dan las temperaturas más bajas del planeta. Esta región es más fría que su homóloga del hemisferio norte ya que se trata de una gran masa continental (la Antártida), a diferencia del Ártico. De hecho, el récord mundial de temperatura mínima absoluta registrada se dio en Vostok (Antártida), en julio de 1983, con -89,2°C.

Como curiosidad, por efecto de la fuerza de Coriolis, el sentido de giro de las borrascas es el inverso al del hemisferio norte, girando en sentido horario.

Además, el Sol atraviesa el cielo de este a oeste por la parte norte, de forma que las zonas umbrías se sitúan orientadas hacia el sur, mientras que las zonas más expuestas al Sol son las orientaciones norte. Las sombras a lo largo del día van girando en sentido contrario a las manecillas del reloj.

Demografía del hemisferio sur

Poco más del 10% de la población total del planeta habita en el hemisferio sur, siendo Brasil y la isla de Java (Indonesia) los lugares más poblados.

El idioma más hablado es el portugués, siendo el idioma natal de varios países del sur de África y de Brasil, seguido del español (hablado en casi toda Sudamérica) y del inglés (hablado en Oceanía y algunos países del sur de África).

Históricamente, el hemisferio sur está menos desarrollado en comparación con su homólogo septentrional. Además, debido a la baja industrialización y a la menor población, los niveles de contaminación son menores que en el hemisferio norte.

Sin embargo, en las últimas décadas el nivel de desarrollo está aumentando considerablemente, principalmente por la contribución de países como Australia, Nueva Zelanda, Brasil, Chile o Argentina a la industrialización y al desarrollo económico.