Secciones

Ciclo del agua


¿Cuáles son los procesos del ciclo del agua?

Todos los seres vivos de la Tierra necesitan agua para vivir, y en nuestro planeta, el único conocido con agua líquida, disponemos de una cantidad de agua limitada. Esta se encuentra en los tres estados físicos de la materia: sólido, líquido y gaseoso. Te contamos qué es el ciclo del agua y cuáles son los procesos que forman parte de él.

El ciclo del agua se refiere al proceso global de circulación hidrológica pero no solo al agua que se encuentra en la hidrosfera, también la atmósfera y la criosfera. Además, la biosfera también participa en los procesos. El agua, en sus diferentes estados, viaja alrededor de la Tierra, una y otra vez, reciclándose, y este ciclo cerrado, comienza con la energía que proviene del Sol.

Esquema del ciclo del agua en la Tierra y sus procesos

Esquema del ciclo del agua y sus procesos. Fuente: NASA

¿Cuáles son los procesos del ciclo del agua?

Evaporación

Este primer proceso se llama evaporación, y es aquel que provoca la energía solar. Esta calienta el agua en forma líquida que forman nuestros océanos, mares, lagos y ríos, evaporándose y pasando a estado gaseoso, más conocido como vapor de agua, transportándose por la atmósfera. 

Otro proceso que hace que el agua llegue a la atmósfera en estado gaseoso, es la transpiración, un proceso llevado a cabo por las plantas, que evaporan también el agua. 

Condensación

Cuando el vapor de agua se eleva, debido a la menor densidad del aire húmedo respecto al aire seco, la masa de aire irá enfriándose conforme gane altura en la atmósfera. Cuando se alcance cierto umbral de temperatura y se alcance el punto de rocío, se producirá un nuevo cambio de fase: se producirá condensación. La condensación se refiere al paso de gas a líquido, que se produce en este caso, formando diminutas gotitas de agua, que componen las nubes.  

Las nubes están formadas por un gran número de gotitas de agua que van creciendo y uniéndose unas a otras. Cuando éstas pesan demasiado para que el aire las sostenga, comienzan a caer de nuevo a la superficie, en forma de lluvia, granizo, nieve, etc. Este proceso es la precipitación.

Precipitación

Este es el proceso que sigue el agua cuando cae de nuevo sobre la superficie terrestre, en estado líquido (lluvia) o sólido (granizo o nieve). El agua precipita sobre los océanos y los mares pero también sobre la superficie terrestre que reconduce el agua a los marea a través de la escorrentía, por ejemplo. Allí permanecerá el agua a recogerse hasta que el sol vuelva a evaporarla. 

Los océanos juegan un papel muy importante en el ciclo del agua, ya que el 86% de la evaporación global y el 78 % de la precipitación total, ocurre en ellos.

El agua que precipita en forma de nieve, servirá de “almacenaje”. La precipitación sólida sobre las montañas o sobre los glaciares, servirá de reserva de agua dulce hasta que ésta se derrita o fusione y vuelva a estado líquido. También puede pasar a estado gaseoso directamente, mediante la sublimación

Cuando el agua cae sobre la tierra, podrá seguir varios caminos hasta que el Sol vuelva a evaporarla y comience de nuevo todo el proceso. 

Escorrentía

Uno de ellos es mediante la escorrentía superficial, y esta no es más que el agua recorriendo la superficie terrestre y devolviéndola hasta el mar, lagos, etc. debido a la gravedad. Mediante este proceso, el agua actúa como un agente de erosión de la superficie y además, transporta sedimentos de unos lugares a otros. 

Infiltración

Pero hay otra forma en la que se recoge este agua precipitada, y es mediante la infiltración. Parte del agua que cae en la tierra se absorbe y se acumula como aguas subterráneas o freáticas, es absorbida por las plantas y mediante esos ríos subterráneos, también llegan a los mares.

Esquema del ciclo del agua en la Tierra
Esquema del ciclo del agua en la Tierra. Fuente: ESA

¿Qué importancia tiene el ciclo del agua para la vida en la Tierra?

El agua es esencial para la vida tal y como la conocemos, ya que un alto porcentaje de nuestro cuerpo o el del resto de las especies, está compuesto por agua. En concreto, dos terceras partes de nuestro cuerpo, son agua, en muchas especies vegetales, alcanza un 90% ¡e incluso llega al 99% en las medusas! El agua permite el correcto funcionamiento de los procesos biológicos.

Es de gran importancia para las actividades de los seres humanos, como es para la agricultura, ganadería, industria, etc. Y para las especies vegetales es, junto con el dióxido de carbono y la luz solar, esencial para realizar la fotosíntesis.

Y además, entre sus funciones, está la de regular el clima. 

«La alteración del ciclo del agua, como ocurre con el cambio climático, modificará la vida de los ecosistemas»

 Está demostrado que el calentamiento global altera el ciclo del agua y por tanto los recursos hídricos, consecuencias que cada día vemos con mayor frecuencia e intensidad, como son las lluvias torrenciales, inundaciones pero también sequías, pérdida de especies de flora y fauna, etc. 

Además está el deshielo producido por el aumento de las temperaturas, que conlleva un aumento del nivel del mar y una modificación de nuestras costas, o que las aguas de los océanos sean cada vez más cálidas y ácidas (con mayor concentración de CO2), afectando a las especies marinas.